2179

Firmantes

Nosotros, las y los abajo firmantes, exigimos a nuestros gobiernos políticas que traten a los productos farmacéuticos como bienes públicos mundiales y que limiten el poder de las empresas farmacéuticas en el interés público; una política orientada a las necesidades de salud de la gente.

No patents for essential medicines

Sign now!

Patente töten - Formularseite EN
I agree with the publication of my signature (only name, city, country).

Patentes matan

Llamado a derogar la protección de las patentes para todos los medicamentos esenciales

Por iniciativa de BUKO Pharma-Kampagne y medico international (Alemania), Outras Palavras (Brasil), Movimiento para la Salud de los Pueblos / People's Health Movement y Society for International Development

El mundo se ha convertido en un paciente. La enfermedad se llama Covid-19 y nos ha hecho ver a todos la ineludible interconexión del planeta. La curación sólo es posible a nivel mundial o no es posible en absoluto - esta es una de las lecciones más importantes de la pandemia de la que nadie puede escapar. En interés de la humanidad, el mundo debería trabajar conjuntamente, de manera solidaria y en el marco de las instituciones políticas globales, para encontrar una vacuna y medicamentos que puedan producirse y distribuirse según las necesidades.

Desafortunadamente, este no es el caso. Porque la historia de cada epidemia es también una historia de la interacción del conocimiento, el poder y la política. Así, algunos gobiernos restan importancia a la amenaza que supone el virus, poniendo en peligro miles de vidas. Otros tratan de asegurarse un acceso exclusivo a máscaras, diagnósticos o vacunas en desarrollo. Y la industria farmacéutica pone sus intereses de lucro en primer lugar. Al mismo tiempo, los actores filantro-capitalistas están expandiendo su influencia - a expensas de los principios y normas democráticas. No se puede hablar de solidaridad mundial en la pandemia en este momento.

Para poder contrarrestar con éxito el Covid-19, los gobiernos deben crear las condiciones marco para que la investigación se pueda llevar a cabo de manera transparente y los conocimientos médicos y sus productos finales sean considerados un bien común de la humanidad. Esta es la condición sine qua non para el desarrollo de medicamentos para el tratamiento del Covid-19 y una vacuna con el cuidado necesario, para producirlos a gran escala y distribuirlos equitativamente.

Los cambios selectivos de este sistema, como la reducción de los precios de los medicamentos para el VIH que salvan vidas, sólo se produjeron como resultado de años de protesta pública internacional y, por lo tanto, tuvieron que ser forzados por las sociedades civiles y los países especialmente afectados por la epidemia. El propio sistema de patentes también crea obstáculos al progreso de la investigación al patentar los métodos e instrumentos de investigación. La superación de estas estructuras injustas es una anticipación de un futuro en el que los servicios de interés general se liberen del principio del mercado y el lucro y que coloque el derecho humano a la salud como un bien público en el centro de la acción de la política sanitaria.

Pero la política gobierna con un “business as usual”. Incluso aquellos gobiernos que prometen defender la salud contra los intereses de lucro se niegan a considerar y eliminar uno de los mayores obstáculos mundiales para el suministro de medicamentos que salvan vidas: El sistema mundial de patentes, con sus interdependencias cada vez mayores.

El sistema de patentes ha centrado la producción de conocimientos médicos en la maximización de ganancias y réditos, y no en la investigación y el desarrollo de medicamentos que salvan vidas y su distribución equitativa.

Esta injusticia global apunta más allá de la pandemia de Covid 19. Es particularmente visible en los lugares donde las personas no pueden pagar los medicamentos esenciales. La fuerza letal de este sistema golpea a todos, pero especialmente a aquellos que son marginalizados por sus orígenes y situación económica. Las zonas de exclusión van desde los campos de refugiados hasta los barrios marginales urbanos en todo el mundo hasta incluso países enteros.

A pesar de los rápidos progresos médicos y de la disponibilidad de medicamentos para la cura o el tratamiento, millones de personas mueren cada año de enfermedades como la tuberculosis, la diabetes o el paludismo. La OMS estima que un tercio de todos los pacientes a nivel mundial no tienen acceso a los medicamentos que se necesitan con urgencia debido a los precios elevados y otros obstáculos estructurales.

Generalmente, sólo una fracción de la investigación médica es dedicada a los problemas de salud que afectan a millones de personas marginadas en todo el mundo, los cuales no son considerados como mercado atractivo por empresas farmacéuticas. La industria farmacéutica investiga y desarrolla principalmente medicamentos que prometen grandes ganancias en mercados lucrativos. Aunque ya es una de las industrias más rentables del mundo, todavía se esfuerza por obtener beneficios cada vez mayores.

Al hacerlo, no satisface las necesidades sanitarias mundiales. Y el sistema de patentes garantiza que incluso aquellos medicamentos cuyo desarrollo se basa en la investigación financiada con fondos públicos se mantienen a precios altos. Esta es una forma de privatización con graves consecuencias. También oculta el hecho de que la financiación pública de la investigación y el desarrollo sería más favorable desde el punto de vista económico que su refinanciación mediante patentes y precios elevados.

Y ahora es el momento para impulsar este fundamental cambio de política.

¡Porque la pandemia de Covid 19 muestra al mundo entero que la política sanitaria es una tarea global que debe ser llevada a cabo por los gobiernos con sentido de responsabilidad y debe estar guiada por los principios de los derechos humanos y por nada más!

Por lo tanto, nosotros, las y los abajo firmantes, exigimos a nuestros gobiernos una política orientada a las necesidades de salud de la población, que trate los medicamentos como bienes públicos globales y limite el poder de las empresas farmacéuticas en aras del interés público. Para ello, la disociación de los costos de investigación y el precio de los medicamentos es esencial para crear nuevos mecanismos de incentivo que promuevan la innovación y la hagan accesible.

Las propuestas correspondientes han estado sobre la mesa por años. El marco para este cambio fundamental de política sería la introducción inmediata de un tratado internacional que negociaría la Organización Mundial de la Salud, en el que los gobiernos se comprometan a la investigación y el desarrollo obligatorios y coordinados de nuevos medicamentos esenciales, diagnósticos y vacunas.

Dado que todavía no se ha logrado políticamente asegurar este cambio de dirección fundamental, deben emprenderse inmediatamente las siguientes medidas:

  • Establecer un fondo común de patentes a nivel mundial para el manejo sencillo y económico de los contratos de licencias, ubicado en la OMS.
  • Mejorar la transparencia de los datos y los precios en la investigación, el desarrollo y las ventas, a fin de que los conocimientos sean ampliamente accesibles y los precios justos.
  • Conceder licencias socialmente responsables en todos los proyectos de investigación y desarrollo médico financiados con fondos públicos.
  • Promover la producción farmacéutica local y pública mediante el apoyo a los países del Sur en la creación de sus propias capacidades de producción, por ejemplo, mediante la transferencia de tecnología y la financiación inicial, y la creación de sistemas regionales eficientes de distribución de medicamentos y productos médicos.

¡Firma ahora!


Signatarios iniciales

Individuales

Barbara Unmüßig, Member of Executive Board, Heinrich-Böll-Stiftung, Germany

Ben Rivers, Artist and filmmaker, Great Britain

Dagmar Enkelmann, Chairwoman Rosa-Luxemburg Foundation, Germany

Dr. Alexandre Padilha, member of parliament, Health Minister 2011-2014, Brazil

Dr. Ana Paula Soter, State Secretary in the Ministry of Health 2011-2015, Brazil

Dr. Daniel Henrys, General Coordinator Service Oecuménique d'Entraide (SOE), Haiti

Dr. Fausto Pereira dos Santos, Director Agência Nacional de Saúde, 2003-2006 and 2007-2010, Brazil

Dr. Hans-Jürgen Urban, Managing Member of the Executive Board of IG Metall, Germany

Dr. Humberto Costa, Senator, Health Minister 2003-2005, Brazil

Dr. med. Bernd Hontschik, Surgeon and publicist, Germany

Dr. Mustafa Barghouti, President Palestinian Medical Relief Society (PMRS), Palestine

Eliane Cruz, National Coordinator Health, Partido dos Trabalhadores (PT), Brazil

Ilija Trojanow, writer, Germany

Issam Younis, Director Al Mezan Center for Human Rights, Commissioner General of the Palestinian Independent Commission for Human Rights, Head of Arab Network for National Human Rights Institutions (ANNHRI), Palestine

Jean Ziegler, publicist, Switzerland

Jens Martens, Managing Director Global Policy Forum, Germany

Kamel Mohanna, President Amel Association International, Lebanon 

Kapila Gureja, Health Rights Supporter, India

Katrin Hartmann, journalist, Germany

Lian Gogali, Director Institut Mosintuwu, Indonesia

Milo Rau, director, Switzerland

Monsignore Pirmin Spiegel, Managing Director and Chairman of the Board of the Bischöfliches Hilfswerk MISEREOR, Germany

Pfarrerin Cornelia Füllkrug-Weitzel, president Brot für die Welt, Germany

Prof. Dr. Albrecht Jahn, Institute of Global Health, University of Heidelberg, Germany

Prof. Dr. Alexis Benos, Aristotle University of Thessaloniki, Greece

Prof. Dr. Arthur Chioro, University of São Paulo (Unifesp), Health Minister 2014-2015, Brazil

Prof. Dr. Holger Horz, Pedagogical Psychology, Goethe-Universität Frankfurt, Germany

Prof. Dr. Kayvan Bozorgmehr, Population medicine and health services research, University of Bielefeld, Germany

Prof. Dr. Lumena Furtado, University of São Paulo (Unifesp), Brazil

Prof. Dr. med. Ansgar Gerhardus, First Chairman German Society for Public Health, Germany

Prof. Dr. med. Oliver Razum, Dean of the Faculty of Health Sciences, Universität Bielefeld, Germany

Prof. Dr. med. Walter Bruchhausen, Institute for Hygiene and Public Health, Universität Bonn, Germany

Prof. Dr. Michael Krawinkel, Universität Giessen, Germany

Prof. Dr. Sabine Hark, Center for Interdisciplinary Women's and Gender Studies (ZIFG), Technische Universität Berlin, Germany

Prof. Dr. Stephan Lessenich, Institute of Sociology, Ludwig-Maximilians-Universität München, Germany

Prof. Dr. Uli Brandt, International Politics, Universität Wien, Austria

Prof. Rita Giacaman, Research and Program Coordinator, Institute of Community and Public Health, Birzeit, West Bank, Palestine

Ran Goldstein, Managing Director Physicians for Human Rights–Israel

Rolf Rosenbrock, Chairman Deutscher Paritätischer Wohlfahrtsverband, Germany

Ruchama Marton, Founder Physicians for Human Rights–Israel

Rosalinda C. Tablang, Director Samahang Operasyong Sagip (SOS), Philippines

Sonny Africa, Director IBON Foundation, Philippines

Vittorio Agnoletto, MD, Università degli Studi di Milano, Italy

Wolfgang Lemb, Managing Member of the Executive Board of IG Metall, Germany

 

Organizaciones

Afghan Human Rights and Democracy Organisation (AHRDO), Afghanistan

Asociación Coordinadora Comunitaria de Servicios para la Salud (ACCSS), Guatemala

Asociación de Promotores Comunales Salvadoreños (APROCSAL), El Salvador

Associação Brasileira de Saúde Coletiva (Abrasco), Brazil

Associação Brasileira Interdisciplinar de AIDS (ABIA), Brazil

Attac Deutschland, Germany

Centre for Research and Education in Public Health, Health Policy and Primary Health Care, Greece

Community Working Group on Health (CWGH), Zimbabwe

Conselho Nacional de Saúde (CNS), Brazil

Dawar for Arts and Development, Egypt

Edhi Foundation, Pakistan

El Nadim Center against violence and torture, Egypt

Equipo de Estudios Comunitarios y Acción Psicosocial (ECAP), Guatemala

Foro Nacional de Salud (FNS), El Salvador

Gauteng Community Health Care Forum, South Africa

Gesellschaft für Tropenpädiatrie & Internationale Kindergesundheit (GTP) e.V., Germany

Gonoshathya Kendra (GK), Bangladesh

Grupo de Trabalho em Propriedade Intelectual, Brazil

HAUKARI – Association for International Cooperation e.V., Germany

Health Action International (HAI)

Health and Nutrition Development Society (HANDS), Pakistan

Health GAP International

Home Based Women Workers Federation (HBWWF), Pakistan

IDEP Foundation, Indonesia

IFARMA Foundation, Colombia

Kamukunji Paralegal Trust (KAPLET), Kenya

Khanya College, South Africa

Kurdish Red Crescent, North East Syria

Medicina Democratica, Movimento di lotta per la salute, Italy

MISEREOR – the German Catholic Bishops’ Organisation for Development Cooperation

Movimento dos Sem Terra (MST), Brazil

Movimento dos Trabalhadores Sem Teto (MTST), Brazil

National Garment Workers Federation (NGWF), Bangladesh

National Trade Union Federation (NTUF), Pakistan

Network Movement for Justice and Development (NMJD), Sierra Leone

Nomadic Assistance for Peace and Development (NAPAD), Somalia

Ecology Association "Ekoloji Derneği", South East Turkey

People's Health Movement (PHM), Kenya

Physicians for Human Rights–Israel

Popol Na, Nicaragua

Salud por Derecho, Spain

Sinani, South Africa

SODECA, Kenya

Verein Demokratischer Ärztinnen und Ärzte (VDÄÄ), Germany

Verein demokratischer Pharmazeutinnen und Pharmazeuten, Germany

Viva Salud, Belgium

Wold Vision Deutschland e.V., Germany

Compartir este llamamiento: